Su Santidad el XVII Gyalwang Karmapa Ogyen Trinle Dorje es la máxima autoridad del linaje Karma Kagyu.

Karmapa es el título con el que se reconoce a uno de los principales lamas del budismo tibetano. El presente Karmapa ostenta el número XVII de la sucesión que se remonta al siglo XII.

Su Santidad el XVII Karmapa Ogyen Trinle Dorje nació en 1985 en la región de Lhatok, al este del Tíbet, en el seno de una familia nómada. Durante su nacimiento, ocurrieron numerosos sucesos que en el Tíbet se consideran portentos de buen augurio y que anuncian el nacimiento de un maestro iluminado. Pronto se reveló como un niño con cualidades extraordinarias, por lo cual fue llevado al monasterio de Karlek y allí fue honorado como una joven reencarnación, aunque entonces nadie sabía su verdadera identidad.

Solo el Karmapa, entre todos los linajes de reencarnación del Tíbet, proporciona instrucciones a un discípulo sobre la forma de encontrar su próxima reencarnación. Su Santidad el XVI Karmapa Rangjung Dorje escribió una de dichas cartas. La carta de predicción estaba escondida en un amuleto de protección que Su Santidad había dado a Tai Situ Rinpoché, uno de sus cuatro hijos del corazón.

En 1992, descubierta la carta y siguiendo las instrucciones descifradas, se iniciaron las tareas de búsqueda del nuevo Karmapa. El grupo de búsqueda se encontró con que el niño les estaba esperando: durante muchas semanas había estado plantando árboles y realizando rituales especiales de bendición, preparándose para partir pronto. Después de considerar todas las pruebas recopiladas, la identificación del niño como Karmapa fue verificada no solo por Tai Situ Rinpoché, Goshir Gyaltsab Rinpoché, Jamgön Kongtrul y muchos otros grandes lamas kagyu, sino también por Su Santidad el Dalai Lama. Su Santidad el XVII Karmapa fue recibido con gran expectación y ceremonia en Tsurphu, donde fue entronizado ese mismo año. En Tsurphu, Gyalwa Karmapa empezó los tradicionales estudios de los Karmapas sobre la ciencia budista de la mente, los rituales y las artes sagradas. Cuando tenía cerca de diez años, Su Santidad reconoció a las reencarnaciones de maestros tan eminentes como Pawo Rinpoché, Jamgön Kongtrul Rinpoché y Dabzang Rinpoché.

Permaneció en Tsurphu hasta finales del año 1999 cuando, debido a la imposibilidad de poderse reunir con sus principales maestros transmisores del linaje Karma Kagyu y  después de planearlo cuidadosamente, decidió emprender una larga y osada huída en coche, a pie, a caballo, atravesando las altitudes del Himalaya y luego en helicóptero, tren y taxi hasta Dharamsala, en la India. Gracias al apoyo de S.S. el Dalai Lama, se le ofreció una residencia temporal en la Universidad Tántrica de Gyuto, a la espera de poder instalarse en su monasterio de Rumtek, en la India. En el 2001, el gobierno indio le concedió el estatus de refugiado.

En la India, Su Santidad ha podido recibir las transmisiones tántricas de Kenting Tai Situ Rinpoché y Goshir Gyaltsab Rinpoché, estudiar con los grandes maestros contemporáneos del linaje Kagyu: Khenchen Thrangu Rinpoché, Bokar Rinpoché, Tenga Rinpoché, Khenchen Tsultrim Gyamtso Rinpoché.

Su intensa actividad diaria se suele repartir entre audiencias a sus seguidores, enseñanzas e iniciaciones, entrevistas, reuniones con personalidades de la religión y la cultura, y mantiene una relación muy próxima con S. S. el Dalai Lama.

Desde 2001, Su Santidad ha visitado con regularidad los lugares sagrados de Buda Sakyamuni. Ha sido invitado por las mayores instituciones monásticas del budismo tibetano, recibido con todos los honores por maestros de los linajes Kagyu, Ñingma, y Guelugpa.

S.S. el XVII Karmapa Ogyen Trinle Dorje se muestra especialmente orientado a restaurar y rejuvenecer las prácticas del estudio y la meditación del linaje Kagyu, al tiempo que continúa su propia formación. Uno de sus focos de interés es la preocupación por el equilibrio del medio ambiente. Por otra parte, Su Santidad destaca en el campo de las artes, la música, el dibujo y la poesía. Ha compuesto una ópera y escrito obras de teatro basadas en maestros ejemplares de la tradición budista. Además de sus esfuerzos por preservar la cultura tibetana, Gyalwa Karmapa también participa en la vida cultural y religiosa de su hogar adoptivo, la India.

Otra de sus principales actividades es la organización cada año en Bodhgaya, el lugar donde Buda Sakyamuni se iluminó, del Gran Monlam Kagyu, el encuentro de miles de monjes y monjas y practicantes kagyu de todas partes del mundo y de muchas otras tradiciones budistas, que recitan plegarias para la paz mundial. Durante 8 días, los asistentes pueden disfrutar de las enseñanzas del propio Karmapa y de los grandes lamas del linaje, hacer peregrinaje a la gran Maha Boddhi Estupa y recitar, durante horas, bellas y poderosas plegarias en reuniones multitudinarias que Gyalwa Karmapa organiza y supervisa con esmero.

En mayo de 2008, Su Santidad hizo su primer viaje a occidente en una gira por Estados Unidos que significó el reencuentro con sus fieles seguidores occidentales. En junio de 2014, visitó por primera vez Europa e impartió enseñanzas en la ciudad de Berlín y en el centro de Kamalashila.

Renombrados por sus enseñanzas, erudición y luminosa realización, el linaje de los Karmapas personifica el más alto ideal budista: una vida dedicada por completo al beneficio de todos los seres. Durante cientos de años, los Karmapas han continuado, altruista y sabiamente, la enseñanza del camino del despertar, tal como hizo el Buda hace más de dos mil años. Ahora como líder espiritual mundial, Su Santidad conduce con claridad las actividades del linaje del Karmapa de lleno hacia el siglo XXI.